google-site-verification: google69f5dc39144c8a67.html

Iker. Fotografia juvenil.

Iker quería tener un recuerdo de sus 16 años. Pero creo que quién tenía más ilusión en hacerle el reportaje fotográfico era su madre, que ha visto como su niño se ha convertido en un adolescente que, con las inseguridades de esta etapa, ha sabido tejer una personalidad muy singular y fuerte.

Júlia. Fotografia de comunión

De la Júlia solamente tengo palabras de agradecimiento, ya que viene al estudio des de que era muy pequeña y siempre ha tenido una paciencia enorme conmigo. Es una niña que te lo pone todo muy fácil y te lo pasas de maravilla con ella durante la sesión de fotos.